Date

Cáncer de Mama Venezuela

Información sobre el Cáncer de Mama – Tócate no dejes que te toque..
Lucha contra el Cancer de Mama

Archive for the ‘Estudios’ Category

Estudio Británico confirma que se Detecta el Cáncer de Mama más eficazmente con Mamografías a los 35 Años.

Los protocolos mundiales de diagnóstico y manejo del cáncer de mama incluyen la realización sistémica de Mamografías a toda mujer mayor de 40 años, a fin de detectar esta patología en estados precoces, en este sentido diversos científicos Británicos han realizado un estudio donde se demostró que realizar esta prueba diagnóstica a los 35 años en mujeres con antecedentes familiares está justificado.

Mamografía

La Mamografía es un estudio imagenológico capaz de detectar alteraciones en la glándula mamaria. Se trata de una técnica que utiliza Rayos X para plasmar en una imagen las estructuras pertenecientes al seno de acuerdo a su densidad, aquellas más densas aparecen más blancas en la imagen. Mediante la Mamografía se detecta el cáncer de mama, además se evidencian calcificaciones y fibrosis. Su uso se encuentra ampliamente recomendado por la comunidad médica debido a su bajo costo, alta sensibilidad y fácil realización, por tanto se encuentra entre los estudios de rutina de toda mujer mayor de 40 años.

Nuevos Estudios y Aplicaciones

La Organización No Gubernamental Británica “Breast Cancer Now” explica ante la BBC sobre un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de Manchester, el cual ha dado conclusiones muy interesantes. En éste integraron un total de 2.899 mujeres con edades comprendidas entre los 35 y 39 años.

Al final de la investigación se diagnosticaron un total de 35 tumores en a glándula mamaria. La gran mayoría de estas alteraciones se detectaron en etapas tempranas, antes de que se propagaran a los ganglios linfáticos, lo que se relaciona a bajo riesgo de metástasis (es decir, bajo riesgo de diseminación a otros tejidos). De igual manera se llevó a cabo estudios en mujeres de 40 años años, en las que se diagnosticó un número significativo de mujeres con cáncer de mama en estadios avanzados, que incluían la afección de los ganglios linfáticos, las cuales hubiesen podido ser detectadas precozmente si se hubiese practicada una Mamografía a edades más tempranas.

Es sencillo ampliar la Utilización de la Mamografía a otros Grupos Etáreos.

Según el autor principal de la investigación el Dr Garteh Evans, queda demostrado que con la realización de Mamografías se puede detectar cáncer de mama en estadios tempranos luego de los 35 años “Para algunas mujeres, en especial aquellas con antecedentes familiares, realizar una extracción del tumor no invasivo es probable que mejore dramáticamente su pronostico, previniendo incluso su aparición”.

Los costos para las autoridades públicas son mucho más rentables si se invierte en la realización de Mamografías en mujeres jóvenes en relación a los gastos que conlleva combatir activamente con la enfermedad. La mamografía es un estudio económico, realizado con un equipo de Rayos X, operado por un único Técnico Radiólogo y que puede ser interpretado de manera precisa por especialistas. Ampliar el rango de pacientes a los que se somete esta prueba puede sin duda cambiar las estadísticas mundiales.

Se Recomienda Realizar Mamografías en especial A mujeres en Grupos de Riesgo

En la publicación realizada aún se analiza el alcance, los riesgos, la relación costo beneficio y la practicidad de adelantar el esquema de detección de cáncer de seno. Sin embargo la Dra Delyth Morgan ha solicitado a las autoridades del Gran Bretaña que consideren integrar a las mujeres con antecedentes familiares de cáncer para que se les practique este estudio entre los 35 y 39 años.

¿Cuáles son los Grupos de Riesgo?

Inicialmente se recomienda aplicar este estudio imagenológico a mujeres con familiares de primer grado afectados con cáncer de mama, en este sentido destacan las hijas de madres afectadas y las hermanas de pacientes oncológicas; pero también debería incluir a las nietas de abuelas combatientes. De igual manera, en un futuro se plantea ampliar aún más este grupo de riesgo integrando a familiares de pacientes masculinos afectados por el cáncer de mama, mujeres con afección previa de cáncer de ovario y por supuesto aquellas con diagnóstico previo de Genes BRCA1 y BRCA2, un grupo de génes actualmente relacionados a esta patología.

Protocolos en Venezuela

Nuestro país recomienda la realización de Mamografías luego de los 40 años, sin embargo muchos especialistas ya incluyen la realización de este estudio en grupos de riesgo; lo que nos ubica en buen camino. No obstante se espera ampliar esta práctica en un futuro cercano.

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta:

Fármacos para Diabetes combinados con Inmunoterapia puede ser efectivo en el tratamiento del Cáncer de Mama

Un estudio reciente publicado en la revista “Nature Communications” reseña como un grupo de científicos de la Universidad de Helsinki en Finlandia han logrado avanzar en el tratamiento del cáncer de Mama utilizando un tratamiento a base de hipoglicemiantes para la Diabetes e Inmunoterapia. Antes de entrar en materia de estos estudios veamos una pequeña reseña acerca de la Diabetes, para así comprender más fácilmente las conclusiones obtenidas.

¿Qué es la Diabetes?

La Diabetes Mellitus es un trastorno metabólico caracterizado por la presencia de niveles elevados de glucosa en sangre. Existen distintos tipos de Diabetes Mellitus, entre ellas 1 y la 2. La tipo 1 se produce por destrucción de las células beta del páncreas,  encargadas de producir la insulina; y la tipo 2 se produce por la resistencia de los tejidos a la insulina que conlleva a la posterior hiper producción por parte de las células beta, que conlleva en su deterioro final.

¿Qué fármacos se utilizan en el tratamiento de la Diabetes?

Existen dos corrientes de tratamiento para la diabetes, la insulina y los fármacos hipoglicemiantes. La insulina es una proteína administrada por vía parenteral (Subcutánea generalmente), que se encarga de disminuir los niveles de glucosa en sangre. Los fármacos hipoglicemiantes por su parte se encargan de aumentar la producción pancreática de insulina y la sensibilidad de los tejidos a la misma. Éstos se utilizan principalmente en los pacientes con diabetes Mellitus tipo 2.

¿Qué Fármacos contra la Diabetes han sido utilizados para tratar el Cáncer de Mama?

En los estudios llevados a cabo en la Universidad de Helsinki en Finlandia se utilizó la Metformina, un fármaco hipoglicemiante utilizado como primera línea en el tratamiento de la diabetes, que aumenta la sensibilidad periférica ala insulina sin riesgo de causar hipoglucemia, de igual manera regula la pérdida o ganancia de peso producida por la enfermedad.

¿En que consistieron los Estudios Realizados?

Luego de años de estudio descubrieron una nueva característica para el Gen “MYC”, uno de los posibles responsables de la aparición del cáncer, el cual se encuentra sobre expresado en más del 50% de las células tumorales. El MYC se encarga de acelerar el crecimiento de las células cancerosas, pero además también las hace más sensibles a la apoptosis, es decir la eliminación por parte de nuestro organismo sin generar daños adicionales.

En este sentido se estudiaron distintas sustancias con la capacidad de potenciar este efecto apoptótico en las células cancerosas, siendo la más efectiva la metformina. Por sí sola no basta con este hipoglicemiante para detener el crecimiento del cáncer, por tanto se agregó un fármaco coadyuvante, siendo la terapia más efectiva la inmunoterapia, en especial el Venetoclax . El Venetoclax es un fármaco recientemente aprobado por la FDA encargado de mediar la apoptosis por la inhibición de la proteína BCL2, la cual media la muerte celular programada por la vía de la proteína p53 en las células cancerosas.

Según afirma Juha Klefstrom el autor principal de la investigación, esta terapia combinada potencia la sensibilidad de las células tumorales a la apoptosis inducida por la alta expresión de los génes MYC. En este sentido cuando se aplicó en animales de laboratorio no solo detuvo el crecimiento sino que además consiguió reducir efectivamente el tamaño del tumor.

Sin embargo quedó demostrado que por sí solas no eliminaban totalmente el cáncer, y al finalizar el tratamiento las células cancerosas retomaban nuevamente su crecimiento. Por lo que se implemento una estrategia, en primera instancia se administró metformina más venetoclax hasta reducir el tumor a niveles óptimos para ser extirpado quirúrgicamente, y luego de la exceresis en quirófano se trata a los animales nuevamente con la terapia combinada pero esta vez adicionando un tercer fármaco, un anticuerpo dirigido a PD-1, una proteína encargado de aumentar la activación de los leucocitos encargados de destruir las células tumorales (que no actúa de manera eficiente por si solo).

Con esta combinación triple de fármacos la supervivencia de los ratones se extendió considerablemente en comparación a aquellos tratados con solo dos fármacos. Finalmente se consiguió una mezcla de fármacos que utilizan de manera efectiva las características apoptóticas del MYC. Según Klofstrom actualmente están estudiando nuevos casos, que aún no incluye población humana, pero los resultados son bastante prometedores.

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta:

Las mujeres que duermen menos son menos propensas a desarrollar cáncer de mama

posted by:

Un nuevo estudio realizado en el reino unido  basado en datos sobre mujeres del Biobanco de este país, concluyó que las mujeres diurnas, es decir que duermen más son más propensas a desarrollar cáncer de mama.

Una de cada 100 mujeres que se consideraron diurnas desarrollaron cáncer de seno, en comparación con dos de cada 100 que se identificaron como personas nocturnas.

Los riesgos de cáncer asociados al reloj corporal de una persona y a los patrones de sueño han sido reportados previamente en otras investigaciones e investigadores de Gran Bretaña querían explorar rasgos del sueño con más detalle, así como factores genéticos subyacentes.

Las preferencias informadas sobre las mañanas y las noches fueron registradas en el estudio con más de 180.000 mujeres, que fue liderado por la doctora Rebeca Richmond, investigadora en el Programa Integrado de Epidemiología del Cáncer y en la Unidad de Epidemiología de la Universidad de Bristol, y fueron presentados  en la Conferencia sobre Cáncer del Instituto Nacional de Investigación del Cáncer en Glasgow.

El equipo de Richmond también analizó las variantes genéticas relacionadas con el hecho de que alguien fuera diurno o nocturno en más de 220.000 mujeres para establecer si esto podría proporcionar un vínculo causal con el cáncer de seno.

El segundo análisis, usando información autorreportada sobre el sueño de 180.000 participantes, mostraba una tendencia similar en las mujeres diurnas, teniendo un 40% menos de riesgo de cáncer de mama. La variación se dio debido a diferencias técnicas, señaló Richmond.

Las mujeres que reportaron dormir más de las 7 u 8 horas promedio por noche también tuvieron un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama, de 20% por hora extra de sueño, según el análisis de aleatorización mendeliana del equipo.

Pero el equipo señaló que muchos factores más están involucrados en el hecho de que una persona desarrolle cáncer de mama y que esas cifras no son un riesgo absoluto.

“El sueño es, al parecer, un factor de riesgo importante para el cáncer de seno, pero no es tan grande como otros factores de riesgo establecidos como el índice de masa corporal o el alcohol”, dijo Richmond.

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta:

Genes que Aumentan el Riesgo para Cáncer de Mama Triple Negativo

En publicaciones anteriores hemos discutido sobre el cáncer de mama Triple Negativo, sin embargo podemos sintetizar algunas ideas claves para entrar en tema. El Cáncer de Mama Triple Negativo es aquel que no expresa receptores de estrógeno (ER-), receptores de progesterona (PR-), ni receptores para HER2 (HER2-), es decir que su crecimiento no está estimulado por ninguna de estas hormonas o HER2, y por lo tanto no responde a tratamiento con hormonoterapia (como el tamoxifeno o inhibidores de la aromatasa) ni a los fármacos específicos contra HER2 (como el Herceptin). Se trata del tipo de cáncer de seno menos común, representa alrededor del 10 al 20% de los casos y, además es bastante agresivo con una terapéutica que resulta más compleja en relación a los demás tipos de cáncer de mama. Partiendo de estas ideas resulta entendible que algunos científicos se hayan abocado a detectar de manera temprana genes que predispongan la aparición de esta enfermedad, y así evitar la progresión e incidencia de la misma. Veamos a continuación de que trata este hallazgo.

 Un grupo de científicos dirigidos por el doctor Estadounidense Fergus Couch, Genetista del centro de Salud “Mayo Clinic”, evidenciaron el presente mes la presencia de genes específicos que se asocian con mayor riesgo para padecer cáncer de seno triple negativo. El estudio contó con gran aceptación por la comunidad médico científica y se publicó en la Revista del Instituto Nacional del Cáncer.

Actualmente se han vinculado diversos genes de manera específica al riesgo de padecer cáncer de mama, e inclusive mediante estudios genéticos aplicados sobre células sanguíneas se puede predecir de manera bastante precisa el riesgo de cáncer de seno; sin embargo no distinguen el riesgo para padecer un tipo de cáncer en específico. Hasta ahora sólo se acepta la relación del gen BRCA1 al cáncer triple negativo, el cual también se encuentra relacionado a los demás tipos, es decir no es específico.

El Doctor Fergus Couch y su grupo de investigadores llevaron a cabo pruebas genéticas en 10.901 mujeres con cáncer de seno triple negativo de dos estudios. Identificaron 21 genes relacionados al riesgo de padecer este tipo de cáncer en 8.753 pacientes y 17 genes en los 2.148 pacientes restantes. En primera instancia confirmaron la relación ya conocida del gen BRCA1, a la vez que descubrieron que para expresar la enfermedad es necesaria la acción combinada de diversos genes, entre ellos BARD1, BRCA2, PALB2, RAD51D y por supuesto el BRCA1 previamente mencionado. De igual manera se relacionó de manera certera la presencia de estas alteraciones genéticas al riesgo mayor del 20% de por vida de sufrir cualquiera de los tipos de cáncer de seno indiferentemente de la raza o edad. En otro orden ideas, las mutaciones de los genes Brip1 y RAD51C se asociaron a riesgo moderado para el padecimiento del cáncer triple negativo.

“El presente estudio es el primero en establecer los genes que se relacionan con un riesgo de por vida mayor para cáncer de mama triple negativo. En estudios anteriores, se descubrieron variantes genéticas en Bard1, Brip1, Palb2 y RAD51C en las pacientes con cáncer de mama triple negativo; pero el estudio actual lo muestra en más detalle e identifica relaciones nuevas, específicas y fuertes entre los genes de susceptibilidad RAD51D y Bard11 con el riesgo para cáncer de mama triple negativo”, señala el Doctor Fergus Couch.

Implicaciones del Descubrimiento

Haber logrado asociar de manera específica estas alteraciones genéticas a una patología que puede ser muy agresiva, como lo es el cáncer triple negativo, aumentaría el gran medida la detección precoz de la misma mediante la realización más frecuente del autoexamen de mamas y mamografías control en pacientes que hayan sido diagnosticadas como alto riesgo. Pudiera pensarse además en la posibilidad de la implementación de terapias mucho más agresivas como la mastectomía preventiva doble, y así disminuir de manera abrupta la aparición del triple negativo.

La asociación de los antecedentes personales de la paciente, como historia familiar de cáncer de mama a edades tempranas, en especial familiares directos asociado a estudios genéticos son sin duda la mejor estrategia diagnóstica preventiva, que apunta a implementarse de manera rutinaria a las mujeres del mundo. El futuro promete una incidencia cada vez más baja de cáncer de mama agresivo gracias a los nuevos avances diagnósticos y terapéuticos.

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta:

Embarazo con cáncer de mama

posted by:

El cáncer de mama durante el embarazo es algo muy raro, poco frecuente e inusual. El diagnóstico clínico es muy difícil y tardío, aproximadamente 1 de cada 3.000 gestantes, según datos de la Sociedad Americana del Cáncer. Este es el tipo de cáncer más frecuente en la mujer y, por lo tanto también lo es en la embarazada, aunque sea algo que se presenta muy poco en las mujeres grávidas. En cualquier caso, el embarazo en sí no es un factor de riesgo para desarrollar el cáncer de mama, todo lo contrario; una mujer que no haya tenido embarazos tiene más riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de su vida.

El Diagnóstico:

Durante el embarazo se deben hacer revisiones periódicas ginecológicas, esto con la finalidad de detectar posibles cambios físicos anormales durante el transcurso del embarazo, si se detecta cualquier alteración en la exploración física de la mama, es preciso realizar las pruebas diagnósticas necesarias sin retrasarlas hasta después del parto. El método de diagnóstico es igual que en la mujer no embarazada. Entre las pruebas para el diagnóstico clínico que se han de realizar están la mamografía, la ecografía, resonancia magnética y la tomografía axial computarizada, esto previamente realizado el interrogatorio funcional enmarcado en la historia clínica y obviamente el examen físico, que, en conjunto con las pruebas diagnósticas, arrojen como resultado positivo la presencia del tumor. Hay pacientes escépticos que siempre buscaran una segunda opinión, pero lo que sí se debe hacer es que cuando algo cause sospecha en los senos, se debe examinar, antes de asumir que se trata de una respuesta normal en el embarazo.

Tratamiento:

Saber cuál es el tratamiento adecuado es más difícil de lo que se imagina, los resultados son devastadores sobre todo en el cáncer o los tipos de cáncer que se presentan en las mujeres embarazadas menores de 30 años, ya que son los más agresivos y tienen un muy mal pronóstico. No está muy claro si esto ocurre debido a una proliferación más agresiva del tumor por los efectos biológicos normales que se presentan durante el transcurso del embarazo y que pueden enmascarar el tumor haciéndolo indetectable hasta que al momento del diagnóstico ya es demasiado tarde.

Existen diferentes tipos de tratamiento para el cáncer de mama. Las opciones terapéuticas para las mujeres embarazadas dependen de varios factores como: el estadio del tumor (si está localizado en la mama solamente o si se ha diseminado a otras partes del cuerpo y que podría ser una clasificación en cuanto a tratamiento se refiere), el tamaño del tumor (esto con la finalidad de poder realizar o no cirugía), el tipo de cáncer de mama asociado a la edad tanto de la mujer como del feto (el cáncer es más agresivo en mujeres jóvenes y embarazadas), la presencia de síntomas y la salud general de la paciente (todo enmarcado en la historia clínica).

En el cáncer de mama en estadio I y II, durante la primera mitad del embarazo es recomendable realizar una Mastectomía Radical Modificada, sin aplicación de radioterapia. En cambio, durante la segunda mitad del embarazo, se mantiene la indicación de mastectomía, en este caso se recomienda realizar una Mastectomía Parcial, la radioterapia se deja para después del parto y la quimioterapia, si existiera indicación, se realiza en este periodo del embarazo puesto que está contraindicada en el primer trimestre debido a sus efectos adversos en el feto. En el cáncer de mama en estadio III es recomendable la mastectomía y la quimioterapia y si el caso clínico lo permite se puede comenzar el tratamiento con quimioterapia para posteriormente realizar la cirugía conservadora, siempre y cuando el tumor disminuya de tamaño, la radioterapia se deja para después del parto. En países donde el aborto es legal, el embarazo se interrumpe para proceder con el tratamiento al igual que se procede en una mujer no embarazada. En el cáncer de mama en estadio IV, el tratamiento es paliativo, es decir sintomático, de las molestias que ocasionan las metástasis en sus diferentes localizaciones en el organismo, el tratamiento al tumor localizado deja de ser prioridad con excepción de una cirugía de aseo que se realiza frente a lesiones mamarias ulceradas y sangrantes. Puede emplearse la quimioterapia paliativa si fuera necesario, esto con la finalidad de aliviar los padecimientos y el dolor de la paciente, pero lo más importante en este caso es esperar la viabilidad fetal para extraer al feto en la oportunidad más indicada. En estos casos el pronóstico es muy malo para la madre.

¿Puede el cáncer de mama o sus células alcanzar al feto en gestación?

Una pregunta que se hacen las mujeres embarazadas que se diagnostican con la patología. La respuesta definitivamente es “NO”. No se ha demostrado y/o no han sido reportados casos de una embarazada con cáncer de mama, que, padeciendo la enfermedad, llegue a transferirle las células tumorales al feto. Tampoco han sido demostrados efectos secundarios del cáncer de mama que pudieran dañar al feto.

Pronóstico:

El pronóstico que se torna devastador para la madre se debe al diagnóstico de la enfermedad en las etapas avanzadas. Si se comparan algunos grupos de mujeres embarazadas y no embarazadas, en etapas similares de la enfermedad (dependiendo del estadio y tipo de tumor), la sobrevivencia es similar y el pronóstico desfavorable atribuido a esta asociación se debe al diagnóstico tardío de la patología

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta:

¿En qué casos se recomienda hacer una Mastectomía?

posted by:

La mastectomía es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se elimina por completo la glándula mamaria, el seno o mama. En otras palabras es una intervención quirúrgica, una operación, donde la mayoría de las veces se remueve todo el seno (mama), o en algunos casos, la glándula mamaria “in situ” conjuntamente con piel adyacente y pezón. Este procedimiento se realiza casi siempre para tratar el cáncer de mama. Pero, ¿Cuando es necesario realizarse una mastectomía?; ¿Por qué y cuándo se recomienda realizarla? Son preguntas que a veces resultan complicadas a la hora de tomar esta alternativa como tratamiento contra el cáncer de mama.

Las mujeres están propensas a desarrollar cáncer de mama en algún momento de su vida, los hombres también, pero la neoplasia afecta a las mujeres en un 99% de los casos, así pues sea por predisposición genética (factores hereditarios en algunos genes); la edad (el riesgo de padecer cáncer de mama aumenta con la edad) y las exposiciones a terapias hormonales (especialmente estrógenos); aunado a los hábitos psicobiologicos, uso de productos químicos como el desodorante, los implantes mamarios, el consumo de licor e incluso el sostén o brasier que se use, entre muchos otros, son factores de riesgo para desarrollar la enfermedad. Se puede someter a una mastectomía para extirpar un solo seno (mastectomía unilateral) o ambos (mastectomía bilateral).

¿Cuándo es necesario realizarse una mastectomía?; ¿Por qué y cuándo se recomienda realizarla?

La pregunta podría ser muy simple pero a la vez compleja a la hora de someterse al tratamiento por cáncer de mama, sobre todo para los pacientes que lo ameriten debido al alto impacto a nivel psicológico que ocasiona. Las mujeres con cáncer de mama deben tener presente que la cirugía ayudará de alguna u otra manera en el tratamiento contra la enfermedad. La mastectomía puede ser una opción de tratamiento para muchos tipos de cáncer de mama. Cuando el diagnóstico de cáncer de mama se hace evidente, la mastectomía podría ser la primera o la última opción en cuanto al tratamiento. Se recomienda hacer una mastectomía para disminuir el riesgo de padecer la enfermedad cuando hay factores de riesgo genéticos conocidos, este procedimiento reduce notablemente el riesgo de padecer la enfermedad pero no la elimina del todo, ésta intervención quirúrgica lleva por nombre Mastectomía Preventiva o Mastectomía Bilateral Profiláctica. Las mujeres que presenten un riesgo alto de padecer la enfermedad por predisposición genética son las únicas que deberían someterse a la operación, después de hacerse previamente los chequeos médicos donde se descubra el factor de riesgo.

Existen diferentes tipos de mastectomía, pero todos los procedimientos llevan a un solo resultado que es el de prevenir, tratar de detener la proliferación o eliminar por completo la patología, esto se lleva a cabo junto al tratamiento sintomático o etiológico según sea el caso. Casi siempre la mastectomía se realizaba conjuntamente con la muestra a tomar para la biopsia y así confirmar el diagnóstico. Hoy en día se realiza una mastectomía después de haber confirmado el diagnóstico por biopsia.

La mastectomía es recomendable inmediatamente luego de diagnosticar el cáncer de mama, incluso durante el desarrollo de los signos y síntomas, tanto el médico como los pacientes piensan, o deberían pensar en la cirugía como una alternativa en algún momento. En los casos más graves, en los que, debido a que el tumor es muy grande y no se puede reducir con quimioterapia previamente, o bien porque está muy extendido, es necesario recurrir a la extirpación completa del seno, es decir glándula mamaria, piel y pezón, y hasta parte de la musculatura pectoral, este procedimiento lleva por nombre Mastectomía Radical. En cirugías más complejas donde se tienen que retirar cadenas ganglionares axilares, junto a todo el tejido mamario, el procedimiento lleva por nombre Mastectomía Radical Modificada y usualmente resulta el tipo de mastectomía más utilizado por su menor agresividad y como medio alternativo en el tratamiento para reducir la proliferación de las células malignas que causan el cáncer y consecuentemente llevar a menor grado las secuelas posteriores. La eliminación radical en la mastectomía no ayudará contra tumores secundarios posteriores que ocurran como resultado de micro-metástasis que muy probablemente ocurrieron antes de haber sido diagnosticado el cáncer de mama. Es por ello que la mastectomía dependerá exclusivamente de la paciente, de la forma y tamaño de la mama; la localización, el tamaño, el tipo y el estadío del tumor; además deben tenerse en cuenta la edad, la salud en general y los antecedentes patológicos o quirúrgicos en las zonas subyacentes.

La mastectomía se recomienda también en las pacientes embarazadas cuyo tratamiento por radiación sea desfavorable para el feto; también tener dos o más proliferaciones tumorales en zonas diferentes del seno harán de la mastectomía un procedimiento recomendable. Se recomienda hacer una mastectomía cuando la paciente sufre de enfermedades del tejido conjuntivo o autoinmunes como Esclerodermia o como el Lupus Eritematoso Sistémico, que harán imposible la aplicación del tratamiento por radiación debido a la tolerancia cero que ejercerá la paciente y los efectos secundarios de la radiación en la piel. En intervenciones quirúrgicas donde se buscó remover solo el tumor, la mastectomía será recomendable debido a que todavía se observaran zonas tumorales incluso en el área operada, y por ende se sospechará que el cáncer se puede extender a otras partes del seno o incluso del organismo entero, haciendo metástasis lejanas. La mastectomía se recomienda en los tipos de cáncer que resultan muy agresivos y más cuando el tratamiento por radiación no ha dado resultados, es decir que cuando ya se ha recibido tratamiento por radiación contra el cáncer de mama y éste desaparece pero vuelve a aparecer, la mastectomía total es el método de elección en cuanto a tratamiento.

Y así se hará de la mastectomía el tratamiento más necesario y el que debe ser recomendado por el medico al paciente para salvaguardar la vida inclusive de la persona que vive con la enfermedad, aunado al tratamiento sintomático y psicológico, para mejorar las expectativas y la calidad de vida, ya que este procedimiento desencadena efectos secundarios más que todo a nivel psicológico incluso de solo mencionarlo y mucho más, antes de realizarlo.

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta: