Date

Cáncer de Mama Venezuela

Información sobre el Cáncer de Mama – Tócate no dejes que te toque..
Lucha contra el Cancer de Mama

Posts Tagged ‘Tratamiento de Cáncer de Mama’

Tipos de mastectomía

posted by:

La mastectomía es una cirugía o procedimiento quirúrgico mediante el cual se remueven las mamas o senos, esta operación se realiza para tratar o prevenir el cáncer de mama, pudiendo ser bilateral, es decir extirpación de ambos senos. Algunas veces se realiza para prevenir, ya que hay pacientes que presentan un alto riesgo, por predisposición genética, para desarrollar la patología. ¿Pero, sabías que existen varios tipos de mastectomía?

Acá te los presentamos:

1.-Mastectomía Simple: Este procedimiento quirúrgico consiste en extirpar la totalidad de la mama incluyendo la piel del seno, pezón y areola, sin entrar en contacto con cadenas ganglionares axilares o musculatura pectoral que hay debajo. En este procedimiento se podría hacer biopsia del llamado ganglio centinela. Está indicada principalmente en los casos de carcinomas ductales o intraductales, bilaterales, o en aquellas personas que desean prevenir el desarrollo del cáncer de mama en un futuro.

2.-Mastectomía Radical: Este tipo de intervención consiste en la extirpación completa de la mama (pudiendo ser ambas), donde también se remueven cadenas ganglionares axilares y parte de la musculatura subyacente. Una cirugía muy extensa, complicada y con pronósticos muy malos ya que se aplicaba en los casos donde el cáncer de mama había invadido incluso la pared torácica. Actualmente esta cirugía no se practica, o en casos muy raros y extremos se realiza, quedado de lado debido a un procedimiento quirúrgico menos invasivo y con menos efectos secundarios llamado Mastectomía Radical Modificada.

3.- Mastectomía Radical Modificada: Este tipo de mastectomía consiste en la remoción completa de la mama, que incluye la piel del seno, la areola, pezón y glándula, así como las cadenas ganglionares axilares, pero en este caso no se remueven los músculos pectorales, o solo se remueve el musculo pectoral menor, en casos más extensos, esto con la finalidad de facilitar el acceso a las regiones donde se encuentran los ganglios linfáticos axilares. Está indicada en los casos de cáncer invasivo, en mastectomía con ganglio centinela positivo o casos en los que ecográficamente resulte positivo para el procedimiento. Actualmente es el tipo de mastectomía más realizado por su menor agresividad respecto a la mastectomía radical, y consecuentemente por presentar menores grados de secuelas funcionales posteriores a la cirugía.

4.-Mastectomía Subcutánea Bilateral: En este procedimiento se extirpa toda la glándula mamaria, pero la piel de la mama, la areola y el pezón quedan intactos, es decir se conservan. Esta intervención tiene como finalidad prevenir, pues se realiza en pacientes que por voluntad propia tienen factores de riesgo principalmente genéticos para padecer el cáncer de mama. Es una cirugía muy simple que requiere de un autoexamen previo y que resulta satisfactoria, con muy buenos pronósticos en la mayoría de los casos.

5.-Mastectomía Parcial: El procedimiento consiste en la extirpación quirúrgica de una parte de la mama, específicamente el área cancerosa o donde se encuentre el tumor, que puede implicar la extirpación de una lesión (tumorectomía), un cuadrante (cuadrantectomía) o varias áreas mamarias. Este procedimiento se lleva a cabo cuando el tumor es pequeño y no se ha expandido.

6.-Cuadrantectomía Mamaria: Consiste en la extirpación de un cuadrante de la mama, específicamente del cuadrante que contiene el tumor. Es un tipo de mastectomía parcial que se indica en el 20% de los casos donde el tumor es de pequeño tamaño. El tejido extirpado es lo suficientemente reducido como para que no se aprecie una diferencia significativa entre una mama operada y la que no ha sido sometida al procedimiento. Los pronósticos son muy buenos, permiten obtener resultados satisfactorios al conservar la mama y al elevar la supervivencia comparada con un procedimiento más agresivo donde se remueve por completo el seno.

7.-Tumorectomía Mamaria: En este tipo de cirugía se busca remover la masa tumoral localizada en la mama, previamente identificada por estudios imagenológicos. En estos casos solo se retira el tumor in situ acompañado de un 1 centímetro de tejido sano circundante para evitar la expansión y/o reaparición del tumor. Es un tipo de cirugía con muy buenos pronósticos sobre todo en los tumores que son benignos.

8.-Mastectomía Conservadora de Piel: En este procedimiento quirúrgico, se conserva la mayor parte de la piel del seno aunque se extirpa la glándula mamaria, la areola y el pezón por estar íntimamente relacionados con el tejido donde se pueda desarrollar la patología. Es una cirugía que posteriormente permitirá la reconstrucción del seno con un contorno más natural y los implantes mamarios o los injertos de tejido de otras partes del cuerpo se usaran para reconstruir el mismo. También la reconstrucción se puede realizar en otra etapa o en otra cirugía que resulte más reconstructiva y menos traumática, cuyos resultados serán satisfactorios y darán una apariencia más natural, y con una menor proporción de cicatrices visibles.

9.-Mastectomía Conservadora de Areola y Pezón: Es un tipo de Mastectomía enmarcada en las mastectomías de conservación de piel, donde el procedimiento consiste en extirpar la glándula mamaria, pero la piel del seno, la areola y el pezón se dejan en su lugar. Dependiendo del tipo de cáncer, la remoción de la areola se realizará para verificar o constatar presencia de células cancerígenas. En países desarrollados este tipo de cirugía se realiza solo removiendo la glándula mamaria y tomando una muestra de la areola y el pezón, las cuales se analizarán por biopsia en el transcurso de la cirugía para determinar la presencia de células cancerígenas malignas, en los casos de resultar positiva la presencia de las células, se hará la remoción del complejo areola-pezón por estar íntimamente relacionado al tejido mamario en remoción donde se pueda desarrollar la patología.

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta:

Embarazo con cáncer de mama

posted by:

El cáncer de mama durante el embarazo es algo muy raro, poco frecuente e inusual. El diagnóstico clínico es muy difícil y tardío, aproximadamente 1 de cada 3.000 gestantes, según datos de la Sociedad Americana del Cáncer. Este es el tipo de cáncer más frecuente en la mujer y, por lo tanto también lo es en la embarazada, aunque sea algo que se presenta muy poco en las mujeres grávidas. En cualquier caso, el embarazo en sí no es un factor de riesgo para desarrollar el cáncer de mama, todo lo contrario; una mujer que no haya tenido embarazos tiene más riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de su vida.

El Diagnóstico:

Durante el embarazo se deben hacer revisiones periódicas ginecológicas, esto con la finalidad de detectar posibles cambios físicos anormales durante el transcurso del embarazo, si se detecta cualquier alteración en la exploración física de la mama, es preciso realizar las pruebas diagnósticas necesarias sin retrasarlas hasta después del parto. El método de diagnóstico es igual que en la mujer no embarazada. Entre las pruebas para el diagnóstico clínico que se han de realizar están la mamografía, la ecografía, resonancia magnética y la tomografía axial computarizada, esto previamente realizado el interrogatorio funcional enmarcado en la historia clínica y obviamente el examen físico, que, en conjunto con las pruebas diagnósticas, arrojen como resultado positivo la presencia del tumor. Hay pacientes escépticos que siempre buscaran una segunda opinión, pero lo que sí se debe hacer es que cuando algo cause sospecha en los senos, se debe examinar, antes de asumir que se trata de una respuesta normal en el embarazo.

Tratamiento:

Saber cuál es el tratamiento adecuado es más difícil de lo que se imagina, los resultados son devastadores sobre todo en el cáncer o los tipos de cáncer que se presentan en las mujeres embarazadas menores de 30 años, ya que son los más agresivos y tienen un muy mal pronóstico. No está muy claro si esto ocurre debido a una proliferación más agresiva del tumor por los efectos biológicos normales que se presentan durante el transcurso del embarazo y que pueden enmascarar el tumor haciéndolo indetectable hasta que al momento del diagnóstico ya es demasiado tarde.

Existen diferentes tipos de tratamiento para el cáncer de mama. Las opciones terapéuticas para las mujeres embarazadas dependen de varios factores como: el estadio del tumor (si está localizado en la mama solamente o si se ha diseminado a otras partes del cuerpo y que podría ser una clasificación en cuanto a tratamiento se refiere), el tamaño del tumor (esto con la finalidad de poder realizar o no cirugía), el tipo de cáncer de mama asociado a la edad tanto de la mujer como del feto (el cáncer es más agresivo en mujeres jóvenes y embarazadas), la presencia de síntomas y la salud general de la paciente (todo enmarcado en la historia clínica).

En el cáncer de mama en estadio I y II, durante la primera mitad del embarazo es recomendable realizar una Mastectomía Radical Modificada, sin aplicación de radioterapia. En cambio, durante la segunda mitad del embarazo, se mantiene la indicación de mastectomía, en este caso se recomienda realizar una Mastectomía Parcial, la radioterapia se deja para después del parto y la quimioterapia, si existiera indicación, se realiza en este periodo del embarazo puesto que está contraindicada en el primer trimestre debido a sus efectos adversos en el feto. En el cáncer de mama en estadio III es recomendable la mastectomía y la quimioterapia y si el caso clínico lo permite se puede comenzar el tratamiento con quimioterapia para posteriormente realizar la cirugía conservadora, siempre y cuando el tumor disminuya de tamaño, la radioterapia se deja para después del parto. En países donde el aborto es legal, el embarazo se interrumpe para proceder con el tratamiento al igual que se procede en una mujer no embarazada. En el cáncer de mama en estadio IV, el tratamiento es paliativo, es decir sintomático, de las molestias que ocasionan las metástasis en sus diferentes localizaciones en el organismo, el tratamiento al tumor localizado deja de ser prioridad con excepción de una cirugía de aseo que se realiza frente a lesiones mamarias ulceradas y sangrantes. Puede emplearse la quimioterapia paliativa si fuera necesario, esto con la finalidad de aliviar los padecimientos y el dolor de la paciente, pero lo más importante en este caso es esperar la viabilidad fetal para extraer al feto en la oportunidad más indicada. En estos casos el pronóstico es muy malo para la madre.

¿Puede el cáncer de mama o sus células alcanzar al feto en gestación?

Una pregunta que se hacen las mujeres embarazadas que se diagnostican con la patología. La respuesta definitivamente es “NO”. No se ha demostrado y/o no han sido reportados casos de una embarazada con cáncer de mama, que, padeciendo la enfermedad, llegue a transferirle las células tumorales al feto. Tampoco han sido demostrados efectos secundarios del cáncer de mama que pudieran dañar al feto.

Pronóstico:

El pronóstico que se torna devastador para la madre se debe al diagnóstico de la enfermedad en las etapas avanzadas. Si se comparan algunos grupos de mujeres embarazadas y no embarazadas, en etapas similares de la enfermedad (dependiendo del estadio y tipo de tumor), la sobrevivencia es similar y el pronóstico desfavorable atribuido a esta asociación se debe al diagnóstico tardío de la patología

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta:

¿En qué casos se recomienda hacer una Mastectomía?

posted by:

La mastectomía es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se elimina por completo la glándula mamaria, el seno o mama. En otras palabras es una intervención quirúrgica, una operación, donde la mayoría de las veces se remueve todo el seno (mama), o en algunos casos, la glándula mamaria “in situ” conjuntamente con piel adyacente y pezón. Este procedimiento se realiza casi siempre para tratar el cáncer de mama. Pero, ¿Cuando es necesario realizarse una mastectomía?; ¿Por qué y cuándo se recomienda realizarla? Son preguntas que a veces resultan complicadas a la hora de tomar esta alternativa como tratamiento contra el cáncer de mama.

Las mujeres están propensas a desarrollar cáncer de mama en algún momento de su vida, los hombres también, pero la neoplasia afecta a las mujeres en un 99% de los casos, así pues sea por predisposición genética (factores hereditarios en algunos genes); la edad (el riesgo de padecer cáncer de mama aumenta con la edad) y las exposiciones a terapias hormonales (especialmente estrógenos); aunado a los hábitos psicobiologicos, uso de productos químicos como el desodorante, los implantes mamarios, el consumo de licor e incluso el sostén o brasier que se use, entre muchos otros, son factores de riesgo para desarrollar la enfermedad. Se puede someter a una mastectomía para extirpar un solo seno (mastectomía unilateral) o ambos (mastectomía bilateral).

¿Cuándo es necesario realizarse una mastectomía?; ¿Por qué y cuándo se recomienda realizarla?

La pregunta podría ser muy simple pero a la vez compleja a la hora de someterse al tratamiento por cáncer de mama, sobre todo para los pacientes que lo ameriten debido al alto impacto a nivel psicológico que ocasiona. Las mujeres con cáncer de mama deben tener presente que la cirugía ayudará de alguna u otra manera en el tratamiento contra la enfermedad. La mastectomía puede ser una opción de tratamiento para muchos tipos de cáncer de mama. Cuando el diagnóstico de cáncer de mama se hace evidente, la mastectomía podría ser la primera o la última opción en cuanto al tratamiento. Se recomienda hacer una mastectomía para disminuir el riesgo de padecer la enfermedad cuando hay factores de riesgo genéticos conocidos, este procedimiento reduce notablemente el riesgo de padecer la enfermedad pero no la elimina del todo, ésta intervención quirúrgica lleva por nombre Mastectomía Preventiva o Mastectomía Bilateral Profiláctica. Las mujeres que presenten un riesgo alto de padecer la enfermedad por predisposición genética son las únicas que deberían someterse a la operación, después de hacerse previamente los chequeos médicos donde se descubra el factor de riesgo.

Existen diferentes tipos de mastectomía, pero todos los procedimientos llevan a un solo resultado que es el de prevenir, tratar de detener la proliferación o eliminar por completo la patología, esto se lleva a cabo junto al tratamiento sintomático o etiológico según sea el caso. Casi siempre la mastectomía se realizaba conjuntamente con la muestra a tomar para la biopsia y así confirmar el diagnóstico. Hoy en día se realiza una mastectomía después de haber confirmado el diagnóstico por biopsia.

La mastectomía es recomendable inmediatamente luego de diagnosticar el cáncer de mama, incluso durante el desarrollo de los signos y síntomas, tanto el médico como los pacientes piensan, o deberían pensar en la cirugía como una alternativa en algún momento. En los casos más graves, en los que, debido a que el tumor es muy grande y no se puede reducir con quimioterapia previamente, o bien porque está muy extendido, es necesario recurrir a la extirpación completa del seno, es decir glándula mamaria, piel y pezón, y hasta parte de la musculatura pectoral, este procedimiento lleva por nombre Mastectomía Radical. En cirugías más complejas donde se tienen que retirar cadenas ganglionares axilares, junto a todo el tejido mamario, el procedimiento lleva por nombre Mastectomía Radical Modificada y usualmente resulta el tipo de mastectomía más utilizado por su menor agresividad y como medio alternativo en el tratamiento para reducir la proliferación de las células malignas que causan el cáncer y consecuentemente llevar a menor grado las secuelas posteriores. La eliminación radical en la mastectomía no ayudará contra tumores secundarios posteriores que ocurran como resultado de micro-metástasis que muy probablemente ocurrieron antes de haber sido diagnosticado el cáncer de mama. Es por ello que la mastectomía dependerá exclusivamente de la paciente, de la forma y tamaño de la mama; la localización, el tamaño, el tipo y el estadío del tumor; además deben tenerse en cuenta la edad, la salud en general y los antecedentes patológicos o quirúrgicos en las zonas subyacentes.

La mastectomía se recomienda también en las pacientes embarazadas cuyo tratamiento por radiación sea desfavorable para el feto; también tener dos o más proliferaciones tumorales en zonas diferentes del seno harán de la mastectomía un procedimiento recomendable. Se recomienda hacer una mastectomía cuando la paciente sufre de enfermedades del tejido conjuntivo o autoinmunes como Esclerodermia o como el Lupus Eritematoso Sistémico, que harán imposible la aplicación del tratamiento por radiación debido a la tolerancia cero que ejercerá la paciente y los efectos secundarios de la radiación en la piel. En intervenciones quirúrgicas donde se buscó remover solo el tumor, la mastectomía será recomendable debido a que todavía se observaran zonas tumorales incluso en el área operada, y por ende se sospechará que el cáncer se puede extender a otras partes del seno o incluso del organismo entero, haciendo metástasis lejanas. La mastectomía se recomienda en los tipos de cáncer que resultan muy agresivos y más cuando el tratamiento por radiación no ha dado resultados, es decir que cuando ya se ha recibido tratamiento por radiación contra el cáncer de mama y éste desaparece pero vuelve a aparecer, la mastectomía total es el método de elección en cuanto a tratamiento.

Y así se hará de la mastectomía el tratamiento más necesario y el que debe ser recomendado por el medico al paciente para salvaguardar la vida inclusive de la persona que vive con la enfermedad, aunado al tratamiento sintomático y psicológico, para mejorar las expectativas y la calidad de vida, ya que este procedimiento desencadena efectos secundarios más que todo a nivel psicológico incluso de solo mencionarlo y mucho más, antes de realizarlo.

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta:

Nuevas formas para combatir el Cáncer de Mama

Un grupo de brillantes científicos españoles ha descubierto una nueva forma para combatir el cáncer de mama, y es mediante la inhibición de la proteína p38 alfa, que se encarga de regular la estabilidad cromosómica celular, más el uso de quimioterapia convencional.

Biología del Cáncer

En primera instancia revisemos algunos conceptos básicos para luego comprender acerca de esta nueva manera de enfrentar al cáncer. El cáncer se produce por alteraciones genéticas en las células de nuestro cuerpo. De manera fisiológica, existen células con capacidad de dividirse constantemente en el tiempo, como las células intestinales o las células del tejido mamario; estas células con tendencia a dividirse son más susceptibles a las mutaciones genéticas, pues en cada división celular de un par de cromosomas deben formarse dos pares para las células resultantes, y este proceso de duplicación cromosómica en células enfermas, con debilidad genética, es el que conlleva a la formación de mutaciones genéticas, es decir a la formación de genes alterados. Este proceso se produce de manera frecuente en nuestro cuerpo, pero existen proteínas encargadas de eliminar las células con mutaciones en su código genético, formando así un equilibrio a nivel celular; sin embargo cuando estas proteínas se expresan de manera alterada, se acumulan cada vez más las células con mutaciones genéticas, que comienzan a dividirse de manera descontrolada, generando lo que conocemos como cáncer, con la consecuente formación de tumores y alteración de los tejidos subyacentes.

¿De qué trata este nuevo hallazgo?

Un equipo de científicos en Barcelona España, descubrieron en 1994 una proteína que se encarga de detectar células con mutaciones genéticas y de eliminarlas a fin de evitar la acumulación descontrolada de células alteradas, a esta proteína la llamaron p38 alfa. En un comienzo intentaron emplear este conocimiento para tratar otras enfermedades como el Alzheimer, sin embargo no consiguieron los resultados esperados. Recientemente  han enfocado sus esfuerzos en descubrir el papel que juega la proteína p38 alfa en el cáncer de mama.

Existen tres tipo de cáncer de mama, el tipo receptor de estrógeno positivo, el HER2 y el triple negativo. Este último es el que implica la mayor cantidad de mutaciones genéticas en sus células, lo que le otorga la mayor agresividad, aunque por fortuna es también el menos frecuente. Sobre el estudio de este tipo de cáncer, el Dr Angel R. Nebreda líder de la investigación, descubrió que la p38 alfa presente en células cancerígenas funciona de manera alterada y evita que la célula sea eliminada de manera natural, y en su lugar siga acumulando alteraciones genéticas, haciéndose cada vez más fuerte. Por tanto surge el planteamiento de inhibir esta proteína, para que así el cuerpo con ayuda de la quimioterapia sea capaz de eliminar estas células malignas.

¿Cómo se comprobó este hecho?

Se implantaron células cancerígenas tomadas de cáncer de mama humano en 9 ratones de laboratorio, y se administró un compuesto capaz de bloquear la p38 alfa más quimioterapia convencional.  Los resultados fueron extraordinarios, pues en 7 de los 9 ratones se redujo o se eliminaron por completo las células cancerígenas. Y aunque parezca extraño, los dos ratones restantes que no respondieron al tratamiento reflejaron datos de gran importancia, y es que estos no poseían un tipo de cáncer tan agresivo, es decir sus células no contenían una gran cantidad de mutaciones genéticas, por tanto el efecto de bloquear la p38 no tendría cabida. De igual manera mediante el estudio de estos dos ratones que resistieron al tratamiento, podría identificarse genéticamente que pacientes pudieran y cuales no beneficiarse de esta innovadora terapia.

¿Está disponible actualmente en el mercado?

Este nuevo hallazgo aún no se ha implementado en humanos para el tratamiento del cáncer de mama, sin embargo como habíamos mencionado previamente fue utilizado sin efecto para el manejo del Alzheimer, siendo tolerado por el organismo y sin producir reacciones adversas de importancia, lo que sugiere una interacción segura con el organismo.  De igual manera, dada la importancia del descubrimiento muchas casas comerciales han ofrecido sus recursos para financiar las investigaciones necesarias y posteriormente producir este fármaco capaz de combatir el cáncer triple negativo.

Sin duda esta técnica aún debe ser perfeccionada, pero los resultados que hasta ahora ha producido son excelentes, por lo que se augura que se seguirá su desarrollo y posterior ingreso al mercado.

Por Favor Síguenos y comparte con un me gusta: